Pseudoterapias / Pseudociencias

Sí a las Medicinas Tradicionales y Complementarias:
Tú pagas, tú decides!

Firma la petición de Change!

Periódicamente, los grandes medios de comunicación nos presentan la muerte de alguna persona que decidió hacer algún tratamiento natural al margen del entorno médico oficial, mientras que se ignoran y censuran las noticias sobre la alarmante realidad que nos muestra que «los tratamientos médicos recomendados por la industria médica son ya la tercera causa directa de muerte en Estados Unidos» y seguramente en Europa también. 

SÍ A UNA MEDICINA CIENTÍFICA DE VERDAD
¿Sabías que hace un siglo las universidades norteamericanas enseñaban medicina natural? 
¿Cómo se ha impuesto la medicina quimico-farmacéutica desde entonces en todo el mundo?
 

La FARMAFIA está haciendo lo que ha hecho siempre, controlar y eliminar cualquier amenaza proveniente de la medicina natural. 

Esta «depuración» de las terapias y medicinas alternativas (conocidas también como las medicinas tradicionales de siempre) se produce periódicamente desde hace más de un siglo, cuando la fundación Rockefeller y la fundación Carnegie se unieron para diseñar y planificar el negocio de la medicina química patentada.

Debido a que las plantas y demás organismos vivos de la naturaleza no pueden ser patentados, la naciente industria quimico-farmacéutica utilizó todos los medios a su alcance para orientar la atención pública en una sola dirección, la medicina farmacológica.

Hace tan solo un siglo, las universidades americanas eran pioneras en la enseñanza de una gran variedad de remedios naturales basados en la medicina tradicional. Pero cuando la medicina químico-farmacéutica empezó a expandir su imperio, parte de su estrategia fue ahogar económica y legalmente toda actividad universitaria que dedicara recursos a enseñar medicina tradicional (medicina natural).

En solo unas décadas, la medicina tradicional desapareció de la escena universitaria y sus defensores fueron tachados de charlatanes y curanderos. 

Los diplomas universitarios americanos fueron entregados a expertos en medicina química patentable, sin conocimiento alguno sobre plantas o alimentación.

La aplicación del principio hipocrático «Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina» se dejó para las clases de historia.

 Tras la segunda guerra mundial, este enfoque excluyente se impone en casi todo el mundo, y desde entonces en la enseñanza universitaria gobierna un enfoque básicamente químico y mecánico de la salud.

Además de la propaganda que la industria farmacéutica se esfuerza en presentar como científica, una parte importante de su estrategia comercial es crear y financiar asociaciones que van a «defender al paciente frente a las pseudoterapias y pseudociencias».

Esta estrategia de exclusión de cualquier competencia se realiza en la actualidad en nuestro país por «cauces legales» con la ayuda de pseudoministros al servicio de la maquinaria burocrática, ignorantes de la verdadera cura y prevención de las enfermedades.

Este lobby que pretende ilegalizar y prohibir cualquier terapia alternativa que supongan una competencia a las medicinas oficiales establecidas ha conseguido ya que los Colegios Médicos de España eliminen los departamentos dedicados a la Acupuntura y la Homeopatía.

La facultad de medicina recupera así su función principal de siempre, ser la correa de propaganda, trasmisión y comercialización de la poderosa industria farmacéutica.

Documentales de Salud «Gratis» todos los meses con cientos de médicos de todo el mundo: http://celulasmadre.online/free